sábado, 8 de febrero de 2014

Crushed - Capítulo 34: ¡Sorpresa adentro!

Traducido por: Daniela
Corregido por: Brayan.

            A la 1:30, Aria iba de un lado a otro al interior de la casa de su mamá, estaban puestas las noticias en la televisión. Chequeó su celular a las 1:31 y diez segundos, y luego 24 segundos, y luego 45. Nada de Noel. Miró por la ventana por la trillonésima vez, pero obviamente Noel no estaba subiendo los escalones frontales. Ya había dado una vuelta por Rosewood y Hollis, como si él tan solo fuera a estar paseando por la Avenida Lancaster o caminando en el Hollis Great Lawn sin una preocupación por el mundo.

            Está con Ali ahora, ella pensó. Pero algo en su cerebro aún luchaba contra eso. Noel la amaba. Ella podía sentirlo. Cuando él dijo que amaba a Ali anoche, él había estado confundido. Él estaba aferrándose a algo que no estaba allí, igual que Emily.  Él no la había ayudado, pensó. Él no ha conspirado con ella. Esto era un error.

            Pero lo admitió, pensó. Ha mentido y engañado y matado por ella: Los hechos son hechos.

            Levantó pisapapeles con forma de caballo islándico de la esquinera y consideró lanzarlo a la pantalla de la TV, pero repentinamente algo le llamó la atención. Múltiples fraudes en caso de robo de arte, decía un titular.

            Horrorosamente, La noche estrellada apareció en la pantalla. – Hubo una agitada búsqueda para recuperar el estudio de La noche estrellada, la cual fue robada de un chateau afuera de Reykjavik, Islandia, el año pasado. – dijo una reportera. – La Baronesa Brennan, quien está a cargo de la propiedad mientras el Barón Brennan se recupera de una larga enfermedad, recientemente había asegurado la pintura por veinte millones de dólares, y afortunadamente, la compañía de seguros no tendrá que pagar. La pintura fue recuperada hace más o menos una hora atrás, y recién estamos recibiendo novedades al respecto.

            El pisapapeles cayó en el regazo de Aria. Su boca se secó.

            Una toma de unos hombres usando uniformes policiales entrando en una típica casa adosada de Reykjavik apareció en pantalla. – A pesar de que hubieron rumores de que la pintura había llegado a Estados Unidos, las autoridades rastrearon el estudio en un sótano en Reykjavik. La Baronesa Brennan lo identificó de inmediato, y la pintura ahora está sana y salva en su casa.

            La imagen en la pantalla pasó a una mujer de cabello gris con un abrigo de lana de pie frente al mismo chateau al que Aria se coló. Aria se inclinó como si sentarse más cerca de la TV fuera a revelar otra imagen. ¿Si la pintura de estudio había sido recuperada en Islandia, entonces cuál era la pintura en su closet?

            Corrió al segundo piso, abrió la puerta de su closet y desenrolló el lienzo. Las estrellas de Van Gogh brillaban. Las torres goteadas hacían formas oscuras contra el brillante cielo. Se veía tal como la pintura de estudio que había visto en la TV. Entonces tomó el libro de arte de Van Gogh que trajo a casa de la biblioteca para usar para las decoraciones del baile y lo abrió en La Noche Estrellada. Cuando comparó ambas lado a lado, los colores en la pintura de Aria de repente se veían un poco…diferentes. Los remolinos no eran tan arremolinados. Las pinceladas eran más agitadas, menos calculadas. De lejos, mirado a la rápida, se veía completamente creíble, pero de cerca, era más menos un desastre.

            La pintura era una falsificación. Aria no iba a meterse en problemas por ello. Fuji no podía arrestarla. Era posible que Fuji ya ni siquiera estuviera tras ella ahora que la verdadera pintura había sido encontrada. A había hecho todo esto para asustarla.

            ¿Qué otras mentiras había estado diciendo A?

            Aria bajó las escaleras rápidamente, ansiosa por llamar a las otras y decirles las noticias. Algo más en la TV llamó su atención. Levantó la vista, su corazón en su garganta una vez más. ¿Era ese Olaf?

            La cara del presentador era grande en la pantalla. – La pintura estaba entre las cosas de una mujer mayor, aunque ella no tiene recuerdo de cómo puede haber llegado allí. La Sra. Gretta Eggertsdottir, de sesenta y un años de edad, es propietaria y arrienda, y dice que ha tenido muchos arrendatarios yendo y viniendo de la casa adosada en cuestión de meses, así que es probable que uno de ellos haya llevado la pintura y la haya dejado en el sótano. Cuando se le mostró una foto de Olaf Gundersson, el supuesto ladrón que la robó de la propiedad de la Baronesa Brennan, la Sra. Eggertsdottir estaba bastante segura de reconocerlo. El Sr. Gundersson fue reportado perdido luego de un supuesto ataque en Enero, aunque las autoridades ahora creen que eso puede haber sido una farsa. Se sigue buscando al Sr. Gundersson, pero no hay pistas hasta ahora respecto a dónde podría estar.

            Aria se hundió en el sofá. Esta historia se estaba poniendo más y más bizarra. ¿Entonces Olaf había fingido su ataque? Tenía sentido, más o menos—quizás se dio cuenta de que la policía iba tras él y necesitaba un modo de escapar. Y quizás A vio el artículo y aprovecho la oportunidad, nunca viajando a Islandia y robando la pintura para nada. Había sido un golpe de suerte para A… aunque no para Aria.

            Su teléfono sonó. Chilló y miró la pantalla. Hanna. - ¿Viste las noticias? – Aria gritó.

            - No… - Había un sonido al otro extremo; sonaba como que Hanna estuviera conduciendo. – Pero tienes que juntarte conmigo. Algo raro está sucediendo.

            - Algo raro definitivamente está sucediendo. – Aria agarró el teléfono con fuerza. – Esa pintura de Islandia es una falsificación—lo cual significa que la policía no tiene nada contra nosotras. ¿Y aún más raro? Olaf no está muerto. Él fingió todo el ataque. Acabo de verlo todo en CNN.

            La línea crujió. – ha, - Hanna dijo. - ¿Entonces crees que A solo tomó ventaja de la historia, la usó para su bien y falsificó la pintura?

            - Sí. – Aria miró en blanco por la ventana a la casa de pájaros que su mamá talló el año pasado. – Significa que podemos ir a la policía ahora mismo y no preocuparnos por meternos en problema. Incluso si A saca lo de Jamaica, aun así no seremos castigadas del mismo modo que habría sido si la pintura fuera un Van Gogh verdadero. – Aclaró su garganta, sintiendo un tirón en su estómago. – No es que yo quiera ir a la policía. – No podía aguantar el pensamiento de que la policía busque a Noel. O quizás podía. No sabía.

            - Bueno, de hecho, creo que A nos ha manipulado. Recibí un mensaje en la clínica de quemaduras sobre alguna evidencia crítica que acabará con todo esto. Creo que fue de Ali.

            - ¿Qué? – la piel de Aria picaba. - ¿Cómo?

            - Lo explicaré todo cuando te vea. Tienes que encontrarte conmigo en el galpón de depósito tras Rosewood Day. Quizás ella esté allí.

            Aria agarró el marco de la puerta. – Oh dios mío. ¿Y si es una trampa?

            - Por eso es por lo que llamé a la policía para que vengan con nosotros. Y antes de que te asustes, Aria, tenía que hacerlo. Esto ha ido demasiado lejos. Si Ali está allí, si podemos atraparla, tenemos que tener a la policía involucrada. Encuéntrame allí en diez minutos.

            - Está bien, - Aria susurró, presionando FINALIZAR. Se quedó de pie en su silenciosa casa por unos momentos, mirando las motas de polvo en el aire. Había ocurrido demasiado para ella en los últimos minutos. Sabía que tenía que juntarse con Hanna… ¿Pero y si Ali estuviera allí y Noel estuviera con ella? ¿Y si la policía también arrestaba a Noel? Pensándolo bien, quizás eso era lo que Aria quería. Él le había mentido por más de un año. Él nunca la había amado. ¿Cierto?

            Tomó sus llaves del gancho en el pasillo, un gran peso aplastaba su estómago. Ella simplemente no podía odiarlo, incluso después de todo esto. Solo podía esperar que lo que sea que ocurriera, sería como quitarse una curita—rápido, y sin dolor.

            Aria dejó la radio apagada en el camino hacia allá y mantuvo la ventana cerrada. Su mirada iba de lado a lado de la carretera, esperando—temiendo—ver a Noel allí. Finalmente, dobló hacia el estacionamiento de Rosewood Day. Solo había unos pocos autos en el sitio; el equipo de soccer de chicos tenía práctica los sábados. Aria vio el Prius de Hanna en la parte de atrás y se dirigió a él. El Volvo de Emily y el Mercedes de Spencer también estaban allí. Spencer y Emily estaban usando sudaderas y zapatillas, y Hanna usaba una bata rosada y zuecos de la clínica de quemaduras. Hasta donde Aria sabía, los policías aún no habían llegado.

            - Aquí está la nota. – Hanna se la pasó a Aria cuando llegó a su círculo.

            Aria miró abajo y reconoció las pequeñas y parejas letras inmediatamente. Era la misma letra de la nota carta llena de odio que Ali les metió por debajo de la puerta del dormitorio en Poconos, justo antes de prender ese fósforo. La respuesta que quieres está en el galpón de depósito de Rosewood Day…Ve allí AHORA…antes de que sea muy tarde.

            - Jesús, - Aria susurró. – Tiene que saber que reconoceríamos su letra. ¿Y ahora simplemente vamos a ir y hacer exactamente lo que quiere?

            - Aún tenemos que revisar, ¿no crees? – Hanna preguntó. – La policía llegará en cualquier minuto.
Spencer miró la nota otra vez. - ¿Cómo recibiste esto, de todos modos?

            - De una paciente que conocí en la clínica de quemaduras. – Hanna se detuvo por un momento, mirando sobre la colina. Comenzaron a oírse sirenas. Un auto policial apareció en la cima. El estómago de Aria se retorció.

            Hanna se volvió a las chicas y explicó sobre el cuerpo que los policías habían encontrado tras el hospital. – Su brazalete de hospital decía Kyla Kennedy, - susurró apurada. – Creo que Ali la mató, y luego se convirtió en ella. La chica que yo conocí estaba completamente cubierta con vendajes.

            Spencer colapsó contra el capó del auto de Hanna. – Eso suena totalmente como Ali. ¿Quién más asesinaría a una víctima de quemaduras e intercambiaría lugar con ella?

            Hanna asintió, parecía atormentada. – La cama de Kyla estaba fuera de la habitación de Graham. Y cuando Graham comenzó a tener espasmos, Kyla me envió en la dirección equivocada para buscar una enfermera. Cuando volví, él estaba muerto.

            - ¿Entonces ella estaba vigilando a Graham, asegurándose de que él no dijera nada? – Aria susurró.

            - No puedo creer que no lo sospeché antes. Habría podido ver a Ali a una milla de distancia, - Hanna dijo, secándose lágrimas. – Kyla era tan…genial. Ahora me siento como una idiota…otra vez.

            - Si estaba vendada por todo el cuerpo, - Spencer dijo, - habría sido fácil engañar a cualquiera.

            De repente, Aria se dio cuenta de algo. – Chicas, si era Ali en la clínica de quemaduras…

            - …Entonces eso explica por qué Noel estuvo allí también, - Emily terminó por ella.

            A estas alturas, el auto de policía había entrado al estacionamiento, y dos oficiales que Aria reconocía vagamente del juicio de Ali caminó hacia ellas. Sus placas de nombre decían COATES y HARRISON.

            - Hanna Marin, - Harrison, el más alto, quien tenía la cara amplia, nariz plana, y largas pestañas enmarcando sus ojos verdes, dijo gruñonamente. - ¿Dijiste que recibiste una carta de amenaza?

            - Sí. – Con las manos temblorosas, Hanna se la pasó.

            Coates y Harrison la escanearon, luego fruncieron el ceño. - ¿Necesitas pruebas? – Coates, quien era más bajo y delgado y tenía una manzana de Adam sobresaliente, repitió. - ¿De qué se trata todo esto?

            - Lo explicaremos todo, lo prometemos, - Hanna dijo, caminando hacia los campos deportivos. – Solo necesitamos que ustedes revisen esto. Nosotras estamos muy asustadas para hacerlo por nosotras mismas.

            Los policías se encogieron de hombros, luego caminaron por delante de ellas hacia el galpón de depósito, sus walkie-takies sonaban cada pocos segundos. Aria miró a Hanna con preocupación. ¿Era buena idea hacer que los policías se involucren? ¿Y si Ali estaba mirando a la distancia? ¿Y si tenía una bomba en el galpón—y cuando vea a los oficiales, la detonaba?

            De repente, el teléfono de Aria sonó. Esperanza estalló en su interior, seguido por un pinchazo de terror. ¿Y si era Noel? ¿Y si no era Noel?

            Luego miró la pantalla. El mensaje era de un enredo de letras y números.

            Sus rodillas se debilitaron. – Oh dios mío, - susurró, volviendo a mirar arriba. Los policías estaban varias yardas frente a ellas. Ella les hizo un gesto a sus amigas.

            Spencer, Emily, y Hanna se acercaron a ella y miraron el mensaje.

            Las perras creen que son tan inteligentes, comprando celulares nuevos, tratando de ocultarse de mí.

            Entonces los celulares de todas sonaron. Esta vez, un mensaje con foto se cargó. Cuando Aria lo abrió, gritó. Era una foto de la lista de sospechosos que habían creado en la habitación del pánico. Todos los nombres estaban cruzados…excepto el de Noel.

            La cara de Spencer se había vuelto blanca. - ¿Cómo es que A consiguió esto? – tembló, mirando a la misma foto en su celular.

            Los policías se dieron vuelta y la miraron. - ¿Todo bien? – Coates preguntó.

            Pero ninguna de las chicas podía responder. Otro mensaje llegó. Y luego otro, y luego otro. El mensaje era tan largo que eran varios mensajes.

            La parte más encantadora fue cuando fueron a esa habitación del pánico a lo James Bond para averiguar quién era yo. ¿Pero adivinen qué, perras? Todo este tiempo he estado un paso delante de ustedes. He sabido dónde estaban. He sabido hacia dónde iban. Yo llevo la batuta, no ustedes—de modos que ustedes ni siquiera podrían imaginar. Pero no se preocupen—lo verán muy pronto. Solo abran el galpón. —A

            La cabeza de Hanna se levantó de golpe cuando terminó. - ¿Sólo abran el galpón?

            - Chicas, definitivamente es una trampa. – Las manos de Spencer temblaron.

            - Quizás es peligroso que siquiera estemos aquí, - Emily susurró.

            - ¿Chicas? – Harrison se acercó a ellas, con las manos en las caderas. - ¿Qué sucede?

            Aria estaba por responder, pero su mirada se enfocó en el galpón. Para su horror, uno de los jugadores de soccer estaba trotando hacia este. Su mano se estiró hacia la manija.

            - ¡Espera! – Aria corrió hacia él. - ¡No abras eso! – Su mente daba vueltas con todas las posibilidades de lo que podría estar al interior. Explosivos. Animales salvajes. La misma Ali.

            - ¡No abras eso! – Aria gritó otra vez. Spencer, Emily, Hanna, y los dos oficiales siguieron, gritando al chico de igual manera.

            Pero era muy tarde—él ya estaba tirando la manija. La puerta del galpón se abrió, el borde de abajo se quedó atrapado en el césped alto.

            Coates hizo a un lado al chico y trató de cerrarla otra vez, pero luego se detuvo, su cara se puso pálida. – Mierda, - susurró.

            Aria se asomó. Por el primer medio segundo, todo lo que vio fue oscuridad. Entonces, las cosas empezaron a tomar forma: balones, bastones, alfombras, vallas, mallas. Cuando vio el objeto sentado en una silla en la parte de atrás, pensó que solo era otro poco de equipamiento deportivo—una pera, quizás, o un trineo de bloqueo para el equipo de football menos-que-estelar de Rosewood Day.

            Luego apareció un brazo. Dos pies. Una cabeza colgando de un cuello. Aria dio un paso más cerca, sabiendo quién iba a ser medio segundo antes de ver su cara. Se cayó de rodillas y gritó. Hanna aspiró de sorpresa. Spencer gritó. Emily retrocedió con la boca congelada de terror. El chico de soccer se dio vuelta y vomitó en el pasto. Coates y Harrison alejaron a los otros jugadores.

            - ¿Es ese…? – Spencer chilló.

            Afortunadamente no dijo su nombre Aria miró la parte de arriba de la cabeza de Noel. Aún usaba su chaqueta de su traje formal, y sus brazos estaban atados tras su espalda, sus tobillos atados a la silla. Había una gran tira de cinta adhesiva sobre su boca. Su piel estaba tenebrosamente pálida, y había grandes cortes en sus mejillas, como si hubiera sido herido fuertemente.

            Se sentía como si estuvieran tocando platillos en su cabeza. Esto no está ocurriendo. Esto no puede estar ocurriendo.

            - ¡Necesito una ambulancia! – Hanna gritó a su teléfono. - ¡Hagan algo! – Spencer gritó a Coates, quien estaba gritando algo en su walkie-talkie. Pero Aria apenas los oía. Estaba sobre la tierra astillosa del galpón, sin poder moverse un poco más cerca a Noel, petrificada por ver si es que estaba muerto o vivo. Todo lo que vio, en ese momento, eran los brillantes zapatos en sus pies. Ella había estado con él cuando los compró. Se había probado un montón de pares en la tienda, igual que una chica. Una chica estilosa se merece un chico estiloso, él le dijo con un guiño.

            Su teléfono sonó en su oído. De algún modo, tuvo el juicio para sentarse y mirar la pantalla. Tras ella, sus amigas estaban moviéndose rápidamente, tratando de comprender lo que están viendo. Pero cuando sus celulares sonaron, cada una de ellas se detuvo a mirar el mensaje rompe-corazones en sus pantallas.

            Brillen, brillen, pequeñas mentirosas,
            Su situación se ha vuelto de las más tenebrosas.
            Detectives no son; no han resuelto ni una gilipollez.
            ¿Noel como A? ¡No es!
            —A



Capítulo 33 | Lo que ocurre después... 

2 comentarios:

  1. Noo! Noel esta vivo o no? :(
    Odio a esa bitch de Ali!!!
    Gracias por los capitulos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo sabremos hasta el próximo libro :/

      Saludos :)

      Eliminar

Los comentarios pasan por moderación así que no aparecen de inmediato :) (Para evitar spam y/o spoilers)

Recuerda suscribirte a tu comentario para recibir una notificación cuando alguien responde :)