sábado, 8 de febrero de 2014

Crushed - Capítulo 31: El perdón tiene un precio

            Traducido por: Analía:)
Corregido por: Brayan, Daniela.

            Spencer caminaba en el bosque detrás de su casa. El anochecer había caído, y espinosas ramas y troncos partidos contaminaban el suelo del bosque. Un arroyo corría en la distancia, y pájaros cantaban desde los árboles. De repente, la noche se hizo más oscura que un par de minutos antes. Algo aulló cerca. Luego ella escuchó un bajo gruñido, después el crujir de unos pasos.

            Una figura emergió de entre los árboles, empujando hacia atrás las ramas sueltas. Era una chica rubia con cara en forma de corazón y brillantes ojos azules—Ali.

            Spencer jadeó. La cara de Ali estaba ampollada con quemaduras. Ella caminaba cojeando y su brazo derecho colgaba sin vida a su lado. Ella le sonreía a Spencer con maldad. - Sabía que te podría encontrar aquí.

            - Mantente alejada. - Spencer le advirtió, protegiendo su cara y dando un gran paso hacia atrás.

            Ali soltó una risita. - Pero, ¿No estabas buscándome? Estuviste cerca, sabes. Más cerca de lo nunca pensé que llegarías. - Ella cubrió su boca con una mano. - ¡Pero no me encontraste!

            - ¿C-cómo supiste que te estaba buscando? - Spencer demandó.

            Ali rodó los ojos.- Lo sé todo. Él me cuenta todo. Es mi cuerda salvavidas.

- Te refieres a Noel. - Spencer retrocedió hasta que su espalda estuvo presionada contra el tronco de un árbol. - Nosotras lo sabemos todo también. Sabemos que Noel ha estado trabajando contigo.

Una sonrisa orgullosa se extendió por los labios de Ali. - Spencer, eres tan linda, tal como una pequeña Sherlock Holmes.

- ¿Estamos en lo correcto? - Spencer demandó.

- Lo siento. - Ali negó con su cabeza. - Si te lo dijera, tendría que matarte. En realidad eso no es una mala idea de todos modos.

Se lanzó hacía Spencer y la cubrió como una red. Spencer grito y se hundió en el asqueroso suelo. Las uñas de Ali se enterraron en la carne de Spencer. Ella tocó su hombro con su mano chamuscada. - Abre tus ojos. - Demandó en la oreja de Spencer. - Abre tus ojos para que puedas ver lo que te estoy haciendo.

Spencer abrió los ojos con un jadeo. De repente ya no estaba en el bosque, sino que en una bolsa de dormir en su cuarto de estar. Emily estaba inclinada sobre ella, tocando el lugar exacto en el hombro de Spencer donde la mano de Ali había estado momentos antes.

- Despierta. - Emily urgió. - Estás soñando.

Spencer se sentó y trató de recuperar su aliento. Emily se apoyó sobre sus caderas. - ¿Estabas soñando con Ali? - Ella preguntó.

- Sí. - Spencer susurró.

- Me di cuenta, - Emily dijo.

Aria y Hanna salieron de sus bolsas de dormir. El reloj en la caja de cable marcaba las 7:46 AM. Sus vestidos del baile tendían en una pila en la esquina, arrojados al azar cuando ellas llegaron aquí tarde anoche después de rescatar a Aria. Zapatos y bolsos estaban en un revoltijo cerca de la puerta.

Aria  se lanzó hacia su teléfono e hizo un gesto de dolor cuando miró la pantalla. - No hay mensajes o textos de los Kahns. - Graznó. Anoche, ella había llamado a la señora Kahn para pedirle que la llame si Noel aparecía en casa— Dijo que él había dejado el  baile sin ella, haciéndolo sonar como una noche de borrachera en vez de una noche escalofriante de casi-asesinato en el cementerio.

Hanna abrazó sus rodillas. - Supongo que significa que no volvió. Dudo que su familia este tratando de encubrirlo o algo. Probablemente no saben nada.

- Necesitamos decirle a los policías, chicas. - Emily urgió. - Noel trató de matar a Aria anoche el cementerio antes de salir corriendo. Deberían saber que es peligroso.

- ¿Y arriesgarnos a que Noel contraataque delatándonos? - Spencer dijo.- O peor— ¿Que diga la verdad? Aria todavía tiene la pintura en su casa… Y Fuji lo sabe. Y todavía estamos conectadas a Tabitha. Es muy riesgoso.

Aria pasó sus dedos a través de su desordenado cabello pegajoso por el fijador de cabello. - ¿Así que creen que fue Noel quien le contó a Fuji sobre la pintura?

Emily puso una colcha alrededor de sus hombros. - Creo que sí.

-¿Pero por qué no simplemente admitiría que era yo? ¿Por qué diría que era una de nosotras… Y hacer que Fuji amenace con buscar en todas nuestras casas?

- Porque él es A. - Spencer dijo. - Es sólo otra manera de torturarnos.

- Todo esto se siente como el tictac de una bomba, - Hanna dijo en voz muy baja.- Apuesto a que después de dejar el cementerio, Noel fue con Ali para planear estrategias sobre qué hacer. Tal vez lo mejor que podemos hacer es ir con Fuji y admitir todo antes de que él vaya con ella primero. ¿Y si él y Ali planean lastimarnos? La nota decía que nosotras éramos las siguientes.

- Yo digo que clavemos a Noel en la pared en este minuto. - Spencer dijo. - Tenemos suficientes pruebas, de lo que Aria nos contó y de toda nuestra evidencia, sobre que él tiene algo que ver con todos los planes diabólicos de Ali— Y ahora que él atacó a Aria, tenemos algo para entregarlo.

Hanna asintió. - Los policías pueden hacer el resto del trabajo forense para conectarlo con los asesinatos. Estoy de acuerdo— necesitamos terminar con esto.

Hubo un adolorido sonido a su izquierda. Aria cubría sus ojos con sus manos. Las chicas intercambiaron una mirada de compasión.

- Aria. - Emily dijo suavemente, arrastrándose para acercarse.

Hanna pasó su brazo alrededor de los hombros de Aria. - Esto apesta, ¿No es cierto? Me pasó a mí también ¿Recuerdas? ¿Con Mona?

- Simplemente no quiero que sea cierto. - Aria sollozó. - Sigo pensando que él va a aparecer y explicarnos todo de manera que esto tenga sentido.

            - Yo tampoco quise que sea Mona. - Hanna dijo suavemente. - Pero Noel admitió que amaba a Ali. Él supo lo del intercambio por tanto tiempo… Y nunca dijo una palabra. No deberías sentir lastima por él.  Deberías sentirte enojada.

            Aria asintió. - Sé que debería, pero… - Aria miró hacia ellas. Sus ojos húmedos y rojos. - ¿Podemos darle un día? Si no puedo localizar a Noel para entonces, le diremos todo a Fuji.

            Spencer cerró sus ojos. - ¿Y si Fuji decide inspeccionar tu casa? ¿Entonces qué?

            - Estoy dispuesta a tomar ese riesgo. - Aria dijo con voz temblorosa.

            Spencer se echó hacia atrás sobre sus palmas. Hanna recogió un padrastro de su pulgar. Emily miraba nerviosamente por la ventana.

            -¿Qué tal seis horas? - Spencer dijo. - Así, para las— chequeó su reloj— dos PM, si no escuchamos nada de Noel tendremos que hacer algo.

            La mandíbula de Aria tembló. - Eso no es tiempo en lo más mínimo.

            - Si es inocente, nos contactará, ¿No crees? - Spencer dijo.

            - Pero… - Aria miró hacia adelante y atrás, luego alisó las borlas al final de la manta. - De acuerdo. - Ella dijo. - Seis horas.

            Las chicas se levantaron y recogieron sus pertenencias. Después de algo de café y bagels tostados, se dirigieron hacia la puerta. Justo cuando Hanna, Aria y Emily se alejaron, un Jeep negro paró en la acera. Spencer miró por la ventana, sorprendida de que alguien esté de visita tan temprano. Era un chico que no reconocía.

            El subió el pórtico y tocó el timbre. Spencer espero un momento, después tiró de la puerta para abrirla. El chico frente a ella usaba jeans y una camisa a rayas. Era como de la altura de Spencer y bien formado, y tenía unos intensos ojos verdes y una sensual, rosada boca con labios gruesos. Había feas cicatrices cruzando sus mejillas. Había más cortaduras en sus manos. Una de sus orejas estaba marchita, apenas ahí.

            - Hey, Spencer, - Él dijo.

            Ella retrocedió alejándose de él. - ¿Q-quién eres?

            - Soy Chase, - dijo el chico.

            Spencer se detuvo, esperando el remate. - No, no lo eres, - Escupió. - Conozco a Chase. - Ella no sabía qué pensar de Chase—Incluso si él no era A, tal vez, de alguna manera, trabajaba con Noel y Ali. ¿De qué otra forma pudo haber sabido sobre Jamaica?

            Ella fue a cerrar la puerta, pero el chico agarró su brazo - En realidad, tú conoces a mi hermano. Su nombre es Curtis. Lo envié para conocerte en mi lugar. Yo soy el chico con el que en verdad has estado hablando en línea. Soy quien fundó el sitio web de Alison DiLaurentis

            Manchas se formaron en frente de los ojos de Spencer. Una bocina sonó en la calle de al lado, combinando con los disonantes sonidos de su cerebro. Ella agarró el teléfono inalámbrico que estaba en la mesa al lado de la puerta. - Vete ahora o llamaré a la policía.

            El chico levantó las manos rindiéndose. - Mira, lamento haberte mentido. Pero tuvimos una conexión tan asombrosa en línea, y yo estaba tan entusiasmado por ti, pero cuando fui al museo Mütter y vi cuan linda eras, simplemente no pude entrar luciendo… Ya sabes… de la manera en que luzco. - Hizo un gesto hacia su cara, su oreja. - Mi hermano estaba en el auto conmigo. Así que lo envié en mi lugar, le dije que fuera yo. Le dije lo que tenía que decir sobre el caso. Pero él se enamoró de ti. Y cuando descubrimos que eras Spencer Hastings…- Se detuvo y sacudió su cabeza.- Entonces en verdad no pude mostrarte quien era yo. He tenido un flechazo por ti desde que leí de ti en People.

            Spencer no sabía si reír o llorar. - No estás siendo coherente.

            - Lo sé. - Chase parecía atormentado. - Pero esa es la verdad, Lo juro. Curtis me decía por mensajes lo que tú decías durante los encuentros, y yo le decía qué decir. Ambos estábamos flechados por ti— Curtis y yo tuvimos una gran pelea la noche del baile porque yo pensaba que teníamos que confesar y él no quería.

            La cabeza de Spencer daba vueltas tan rápido que realmente dolía. - Él mencionó algo que nunca le conté—a ninguno de ustedes.

            Chase parpadeó. - ¿Qué fue lo que mencionó?

            Spencer tragó saliva. - Algo sobre Jamaica, - Admitió. Apenas importaba a quien se lo decía ahora— Noel era el culpable, no ella.

            Las cejas de Chase se fruncieron, luego una luz llegó a sus ojos. - Oh— estuviste en Jamaica cuando Tabitha murió, ¿Es eso?

            Los ojos de Spencer destellaron, pero no dijo nada.

            - He recibido algunas solicitudes para que ponga el asesinato de Tabitha Clark en mi blog, ya que es local, - Chase dijo.- Investigué un poco. También di un vistazo a tu página de Facebook— Algunas de tus fotos son públicas, incluyendo un par de The Cliffs de Jamaica la primavera pasada. Curtis estaba en la habitación cuando estaba buscando, y puedo haber dicho que estuviste ahí al mismo tiempo que Tabitha— Es una muy rara y triste coincidencia. - Sus grandes ojos estaban llenos de remordimiento. - Pero lo siento Spencer. Fue una gran invasión a la privacidad nunca debí haberte Googleado, y tampoco debí acechar tu  página de Facebook. Debí haber sido honesto contigo desde el principio.

            El sol salió de detrás de una nube, iluminando las cicatrices de las mejillas de Chase. Spencer cerró sus ojos y trató de procesar lo que Chase decía. De alguna manera, esto no era muy diferente de lo que Su Ali les hizo. Ella las había convencido a ellas— A todos— de que ella era alguien que no era. Y las personas confiaron en ella debido a eso. Las personas compraron sus mentiras.

            - ¿Por qué debería creer alguna cosa de la que estás diciendo?- Spencer dijo rígidamente. - Podrías estar acosándome también.

            - No lo estoy. - Chase sacudió su cabeza. - Lo prometo, Spencer, no lo estoy. Nunca lo haría. Eso me pasó a mí, ¿Recuerdas?

            - ¡Exacto! - Spencer gritó.- Tú sabes cómo fue ser acosado. ¿O eso también fue una mentira?

            Chase fijó su mandíbula. - Mírame, Spencer. No te estoy mintiendo. Y nunca volveré a mentirte otra vez. Mi compañero de piso me cortó—  E incluso entonces, las personas no creían que él podía hacer tal cosa. Tienes razón: No debí haber invadido tu privacidad así, pero solo trataba de ayudar. En cuanto a enviar a mi hermano en mi lugar, dime si no te hubieras escabullido, intimidada por las cicatrices. Vi tu cara cuando conociste a Curtis. Todos juzgamos a un libro por su portada. Es simplemente como es la vida.

            Una ráfaga de viento sopló su cabello hacia los lados. ¿Cómo habría reaccionado ella? ¿Era tan superficial?

            Chase suspiro pesadamente. - Mira, no espero volverte a ver otra vez, pero quiero asegurarte que todo en mi sitio es real. Y hablaba en serio ayer cuando hice que mi hermano diga que encontré una foto de Alison en un video de vigilancia de un edificio no muy lejos de aquí. Mira.

            Él hurgó en su bolso de mensajero. Spencer se movió, había olvidado lo que Curtis había mencionado en el auto. Chase sacó una laptop plateada, la abrió, e hizo click en una carpeta. - Soy amigo de un montón de policías en Rosewood, Yarmouth, y un par de otras ciudades fuera de Philly. En verdad estaba buscando ese caso del acosador de Rosewood— ¿Lo recuerdas? Algunos pensaron que lo habían visto cerca de Hollis. Un amigo policía me dio algunos videos de vigilancia, y acerté en esto.

            La carpeta se abrió, y varias imágenes se cargaron. Spencer se inclinó para ver. Un granulosa, toma blanca y negra de una calle de Hollis se cargó. Cubos de basura estaban en la acera. Una chica con una chaqueta de cuero estaba entrando en su VW Beetle. No había nada interesante en eso, hasta donde veía.

            Pero Chase señaló a dos figuras borrosas en la esquina de arriba a la derecha. - ¿Esa chica no te parece familiar?

            Spencer entrecerró los ojos. Incluso en blanco y negro Spencer pudo distinguir el largo y rubio cabello de la chica. Ella también tenía la cara en forma de corazón, y había algo sobre el ángulo de su barbilla que hizo que su corazón se detenga.

            Ella miró a Chase. - ¿Alison?

            - Luce como ella, ¿No? - Chase hizo click en la siguiente foto. Esta mostraba la espalda de Ali y más de su ayudante. La persona era más alta de lo que ella era, y también más ancha— Definitivamente un chico. Spencer presionó su cara tan cerca de la laptop que su nariz casi tocaba la pantalla. Era imposible saberlo, pero ese podía definitivamente ser Noel.

            Náuseas la inundaron. Ella corrió su mano sobre su frente. ¿Todo este tiempo Ali estuvo en Hollis? Esto era una gran pista. Ella necesitaba mostrarle esto a los policías. O tal vez ella necesitaba mantener a Ali bajo vigilancia por su cuenta. Ella tenía que hacer algo.

            Chase cerró la laptop y la dejó de vuelta en su bolso. - Pensé que debías ver estas cosas. Pero a partir de ahora, estoy suspendiendo la investigación de Alison. Creo que es lo mejor.

            Spencer parpadeó fuerte, no esperaba que él diga eso. - Oh. - Fue todo lo que ella pudo murmurar.

            Él levantó la mirada hacia Spencer, sus ojos llenos de pena y anhelo. - Desearía que pudiéramos ser amigos. Pero entendería totalmente el por qué no querrías verme otra vez. Solo espero que encuentres paz en todo esto. Espero que ustedes, chicas puedan pillarla de verdad. Esa chica les hizo cosas terribles. Eres muy asombrosa como para merecer algo como eso.

Después él se dio vuelta y salió del pórtico. Su bolso de mensajero golpeaba contra su cadera mientras él se dirigía a su auto. Su cabeza todavía estaba hacia abajo, y a la mitad del camino cruzando su patio, los hombros de Chase subieron y bajaron con un suspiro, eso jalaba de las fibras del corazón de Spencer. De acuerdo, Chase estuvo un poco equivocado, y nunca debió haberla acosado por Facebook, pero ella pudo sentir en su corazón que él no era una mala persona. Y si no fuera por Chase y sus conexiones, ella no sabría donde Ali estaba potencialmente escondiéndose.

Y, siendo honesta, ella también había tratado de acosarlo por Google.

- ¡Espera! - Ella le gritó. Chase paró y se dio la vuelta. - Hemos descubierto que el novio de Ali es definitivamente su ayudante. - Ella dijo. - Es este chico que va a nuestra escuela, Noel Kahn.

Los ojos de Chase se ampliaron. - ¿Qué van a hacer?

Las campanas de viento tocaban. Hojas se arremolinaban en la calle. - No lo sé, - Spencer admitió. - Pero tal vez no deberías parar la investigación tan pronto. Puede que te necesitemos - Puede que yo te necesite, tenía mucho miedo para añadir.

Chase caminó de vuelta hacia ella. - Haré lo que sea.

- Bien, ¿Sabes la dirección exacta de la casa que acabas de mostrarme?

Chase asintió. - Es en la calle Atherton.

- Tal vez podemos ir mañana. Solo para ver.

- Por supuesto, no importa que tan pequeño o grande. Estoy aquí.

            Spencer juntó sus labios. Necesitaba a alguien como él en este momento, ¿No? Alguien a quien de verdad le importe. De pie en el camino, el sol en su espalda, Chase simplemente lucía como un guapo chico de la facultad a quien ella le gustaba—  A quien de verdad le gustaba, lentamente su frío interior comenzó a derretirse.

            - ¿De verdad has tenido un flechazo por mi desde que me viste en People? - Preguntó en una voz baja, y cuando dio un vistazo hacia la tímida, sincera, enamorada cara de Chase, él ni siquiera tuvo que decir nada. Ella ya sabía la respuesta.



Capítulo 30 | Capítulo 32

2 comentarios:

  1. Me quede con ganas de mas . Sera noel el verdadero A? Si es asi pobre aria que siempre sus amores tiene algo que ver. Muchas gracias por tu dedicacion y tiempo a traducir todo perfectamente. Espero con ansias el siguiente capitulo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por nada! :) Ya puedes leerlo (y hasta el final), disfrutalos!

      Eliminar

Los comentarios pasan por moderación así que no aparecen de inmediato :) (Para evitar spam y/o spoilers)

Recuerda suscribirte a tu comentario para recibir una notificación cuando alguien responde :)