martes, 12 de noviembre de 2013

Crushed - Capítulo 3: Querida Emily, voy por ti


Traducido por: Daniela.
Corregido por: Gabriela y Brayan.


            Esa misma tarde, Emily Fields y su madre entraron a una boutique llamada Grrl Power en Manayunk, un vecindario hipster en Philadelphia. Una canción de una cantante Grunge sonaba a través de los parlantes. Una chica con un piercing en la ceja y la mitad de la cabeza rapada las observaba desde el otro lado del mostrador. Dos chicas con las manos de cada una en el bolsillo de la otra examinaban la sección de jeans. Los maniquíes usaban remeras que decían cosas como ¡NI SIQUIERA PUEDO PENSAR CORRECTAMENTE[1]! y NO SOY GAY, PERO MI NOVIA LO ES.

            La Sra. Fields examinó los ítems en una mesa, luego levantó un par de leggings color amarillo canario. – Estos son lindos, ¿no crees? Podría ocuparlos en mis caminatas mañaneras.

            Emily los miró. Escrito en el trasero decía AMO UN BUEN MUFFIN[2] POR LA MAÑANA. No estará segura de si reír o llorar. ¿Acaso su mamá sabía lo que eso significaba?

            Luego miró alrededor. Todos en la tienda parecían estar mirándola, al borde de explotar. Arrancó los leggings de las manos de su mamá.

            La Sra. Fields se alejó de la mesa, parecía intimidada. Instantáneamente, Emily se preguntó si había sido muy dura. Su mamá estaba esforzándose tanto. Esta era la misma mujer que había enviado a Emily a Iowa por salir del closet el año pasado. Emily acababa de lanzarle otra bomba a su mamá: Había tenido un bebé el verano pasado y la dio en adopción a una pareja en Chestnut Hill. Por un tiempo, su familia la ignoró por completo, pero no había nada como una verdadera bomba en un crucero y un casi-ahogo en el océano para poner las cosas en perspectiva. Cuando Emily volvió viva del crucero, sus padres le dieron una bienvenida como heroína y prometieron tratar de hacer bien las cosas.

            Hasta ahora, el Sr. Fields le había preparado panqueques de banana para el desayuno a Emily cada día esta semana pasada. Ambos se sentaron en el computador de Emily y miraron sus fotos del crucero con ella, haciendo ooh y aah ante sus tomas de brillantes atardeceres anaranjados y a las aletas de delfines. Hoy, la Sra. Fields había entrado al dormitorio de Emily a las ocho AM y anunció que iban a tener un día de chicas: Manicura, almuerzo, y luego de compras en Manayunk. A pesar de que las mani-pedis e ir de compras no eran del estilo de Emily, ella inmediatamente aceptó.

            Emily puso los leggings de vuelta en la mesa y eligió un par rojo que decía LAS CHICAS MANDAN en el trasero. Se los pasó a su mamá. – Creo que el rojo se ve mejor en ti.

            La sonrisa volvió a la cara de su mamá. Listo. Eso se sentía mejor.

            Luego el celular de la Sra. Fields sonó, y lo sacó de su bolsillo, miró la pantalla y sonrió. – Carolyn acaba de enviarme un mensaje diciendo que sacó una A en su examen de biología. ¿No es genial?

            Emily juntó sus labios. Su hermana ahora estaba en Stanford con una beca por natación, y Emily había oído de segunda fuente cómo se las iba arreglando con el trabajo escolar todo el año. Carolyn no le había dicho nada ella misma, por supuesto. Su hermana amargamente había ocultado a Emily en Philly durante las últimas etapas de su embarazo, y no estaban exactamente hablándose.

            Emily jugueteó con una pulsera de cuero con tachas en una bandeja de muestra.  - ¿Cuándo crees que yo escucharé de Carolyn?

            La Sra. Fields volvió a doblar una remera que había estado mirando, cuidadosamente evitando la mirada de Emily. – Estoy segura de que te llamará pronto.

            - ¿Ella realmente quiere disculparse?

            Los ojos de la Sra. Fields tiritaron. – Deberíamos concentrarnos en tú y yo, ¿no crees? Estoy tan feliz de que hayamos salido juntas. Espero que podamos hacer esto más seguido.

            Emily agachó su cabeza. – Entonces… ¿eso significa que Carolyn sigue muy enojada?

            El celular de la Sra. Fields sonó, y rebuscó mucho entre su cartera para encontrarlo. – Necesito contestar esto – dijo bruscamente, a pesar de que Emily estaba muy segura de que era solo su papá…o quizás la misma Carolyn.

            Emily se apoyó contra un rack de chaquetas y suspiró. Está bien, entonces las cosas aún no estaban perfectas. La Sra. Fields le había dicho que Carolyn quería que el pasado fuera pasado, pero Emily no había visto señales de eso aún. Tampoco su familia había tenido una conversación sobre el embarazo de Emily o el bebé. Pero estas cosas tomaban tiempo. ¿Cierto? Los panqueques de banana aún eran un gran gesto.

            Cuando su mamá salió por la puerta de enfrente, Emily sacó su propio celular y chequeó su e-mail. Había un nuevo mensaje del Comité de la Fiesta de Graduación: ¡No olvides comprar una entrada para la fiesta! 7 de Mayo, 7 PM. El hotel Four Seasons, cuadra 1 Logan, Philadelphia. Cena y baile.

            Un sentimiento de soledad la atravesó. Ya había comprado un ticket para el baile; sus amigas la hacían ir. Pero la única persona a la que Emily quería invitar—una chica llamada Jordan Richards que conoció en el crucero—no podía venir.

            Agradecidamente, no había nuevas alertas sobre Tabitha. El dedo de Emily apretó el botón para ir a su galería de fotos, y de repente, una foto de Alison DiLaurentis la miró de vuelta. Era la verdadera Alison DiLaurentis, la chica que había vuelto a Rosewood el año pasado y luego se reveló a sí misma como A. Emily había tomado la foto de Ali en su dormitorio el día que Ali la besó. Soy yo, Em, Emily prácticamente podía oír a Ali diciéndolo. Estoy de vuelta. He querido volver a hacer eso por tanto tiempo. Te he extrañado tanto.

            Emily había seguido amando a Ali a pesar de todo. A pesar de que después de que Ali confesó que ella había asesinado a su propia hermana, Emily mantenía la esperanza de que volvería a razonar y reparar lo que había hecho. Su amor por Ali había sido tan intenso que dejó la puerta abierta para ella en Poconos en vez de cerrarla y dejar a la que hubiera sido la asesina de las chicas quemándose.

            Había guardado el secreto por un tiempo, pero finalmente se lo dijo a sus amigas la semana pasada. Ahora, estaban comenzando a creer lo que Emily supo todo el tiempo: la Verdadera Ali no estaba muerta, y ella era su Nueva A. Eso significaba que la Verdadera Ali había presenciado todas las transgresiones de las chicas el verano pasado, incluyendo a Emily sacando a su bebé del hospital y alejándola de Gayle Riggs, una mujer que pensaba que estaba loca—una mujer que ahora estaba muerta. Ali podría haber estado en Jamaica también, y podría haber sido la verdadera asesina de Tabitha. Eso también significaba que la Verdadera Ali había estado en el crucero la semana pasada. ¿Cómo podían no haberla visto? ¿Cómo es que nadie la había visto?

            El pulgar de Emily merodeó el botón ELIMINAR. Luego de que A había amenazado la vida de su bebé, finalmente comenzó a odiar a la Verdadera Ali. Y aun así no podía llevarse a deshacerse de la única foto que tenía de ella. Suspirando, Emily bajó hasta el final de la galería de fotos y miró una foto de otra chica que estaba segura que amaba. Jordan le sonreía a la cámara. Su cuerpo estaba iluminado por el brillante sol Puertorriqueño, y el agua azul se extendía tras ella por millas. Emily tocó la pantalla, deseando poder sentir la suave mejilla de Jordan una vez más.

            - Es linda – la vendedora de la cabeza rapada miraba por sobre el hombro de Emily a la foto de Jordan. - ¿Tu novia?

            Emily sonrió tímidamente. – Algo así.

            Una esquina del labio de la chica formó una sonrisa. - ¿Qué significa eso?

            Emily volvió a guardar el teléfono en su bolsillo. Significa que es una fugitiva. Significa que se tiró de un crucero en Bermudas para evitar al FBI, y yo no tengo idea de dónde está ahora o cuándo la volveré a ver.

            Deambuló hacia la sección de zapatos, que olía fuertemente a cuero y a goma. Nunca olvidaría esos últimos minutos en que ella y Jordan estuvieron juntas. En la vida pasada de Jordan, ella había sido Katherine DeLong, la Pija Ladrona, la chica que robaba botes, autos, y aviones. Cuando Emily la conoció, acababa de escapar de la prisión y cambió su nombre, y estaba lista para un nuevo comienzo. Los agentes del FBI, probablemente alertados por la Verdadera Ali/Nueva A, las persiguieron a ambas hasta la baranda del barco. Jordan miró por última vez a Emily, y luego se lanzó a la bahía para escapar.

            Cuando Emily volvió a casa, había recibido una postal de Jordan. Volveremos a vernos. Emily se moría por escribir de vuelta, pero Jordan no era tan estúpida como para incluir una dirección. Donde sea que estuviera—Tailandia, Brasil, alguna pequeña isla en la costa de España—con suerte estaba escondiéndose suficientemente bien para evadir a la policía.

            Emily corrió sus dedos por el suave cuero de una muestra de un par de Doc Martens, teniendo una idea. Sacó su celular otra vez, abrió la app de Twitter, e ingresó a su cuenta. Luego copió-y-pegó la invitación al baile en un nuevo tweet. EL BAILE ES EN DOS SEMANAS, escribió. DESEARÍA PODER LLEVAR A MI VERDADERO AMOR.

            Presionó TWEET, sintiéndose satisfecha. Con suerte Jordan lo vería y entendería lo que significaba. Y a pesar de que Jordan probablemente no respondería, al menos sabría que Emily estaba pensando en ella.

            Cuando su celular vibró un segundo después, su humor se disparó— ¡Jordan! Pero el e-mail era de alguien llamada Agente Especial Jasmine Fuji. NECESITO HABLAR CONTIGO ACERCA DE TABITHA CLARK

            La visión de Emily se angostó. Las voces gruñendo en la canción sonando en los parlantes de la tienda de repente sonaban como perros viciosos. Presionándose en un rincón, abrió el e-mail. Querida Srta. Fields, decía. Soy una agente especial a cargo de la investigación del asesinato de Tabitha Clark. Tu nombre estaba en una lista de huéspedes en el resort The Cliffs en Negril, Jamaica, al mismo tiempo que estuvo allí la Srta. Clark. El procedimiento indica que debo entrevistar a todos para tener una mejor imagen de lo que ocurrió esa noche. Por favor, contáctame a la brevedad. Sinceramente, Agente Especial Jasmine Fuji.

            - ¿Emily?

            Su madre la estaba mirando, su cartera de imitación de piel de cocodrilo estaba bajo su brazo. - ¿Estás bien?

            Emily se lamió sus labios secos. No había modo de que pudiera hablar con un policía. Jasmine Fuji sabría instantáneamente que estaba mintiendo.

            La Sra. Fields la tomó del brazo. – Estás tan pálida. Vamos por aire.

            La calle olía a tubo de escape y a cerveza rancia por el antro de al lado. Emily tomó aire, tratando de decirse a sí misma que no era la gran cosa. Pero lo era. No podía mentirle a un agente federal.

            Beep.

            Vertiginosamente, miró su celular otra vez. Como era de esperar, un mensaje de texto de un emisor anónimo había llegado. Emily dio un grito ahogado cuando leyó la nota.

            Espera a que le cuente a la Agente Fuji que tú y tu novia son perfectas la una para la otra—las dos son criminales a sangre fría. —A




[1] Juego de palabras. Straight: (1) Derecho, correcto. (2) Heterosexual.
[2] Juego de palabras. Muffin: (1) Magdalena. (2) Aparato reproductor femenino.


Capítulo 2 | Capítulo 4

2 comentarios:

  1. Oh Dios! A qué se refiere A con que las dos son asesinas a sangre fría?? Jordan mató a alguien?! D:
    Gracias por traducir *-* :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. humm lo siento, error de traducción, era "Criminales a sangre fría" lo acabo de corregir :)

      Eliminar

Los comentarios pasan por moderación así que no aparecen de inmediato :) (Para evitar spam y/o spoilers)

Recuerda suscribirte a tu comentario para recibir una notificación cuando alguien responde :)