sábado, 13 de julio de 2013

Burned - Capítulo 5: Hablando de Chicas Villa...

Traducido por: Daniela
Corregido por: Brahms Op. 77

         A las 10 P.M. esa misma noche, Emily estaba de pie en la Cubierta Fiesta junto a Spencer, Aria y Hanna en el Luau de Bienvenida al Paraíso. Guirnaldas Hawaianas colgaban en círculos desde los arcos de entrada. Palmas brotaban de maceteros pintados en colores brillantes. Luces estroboscópicas color rosado y amarillo iluminaban desde el techo. El lugar estaba tan lleno que a Emily le habían pisado los pies unas chorromil veces. La calidad del aire era sudorosa y húmeda, y cada pocos segundos se veía un flash de cámara.
       
        - ¡Es genial verlos a todos pasándola bien, gente! -Jeremy dijo desde el escenario mientras el DJ puso “I’m Sexy and I Know It”. Un grupo de chicas gritó.

        Emily las miró salir disparadas hacia la pista de baile, en busca de una chica alta con cabello oscuro y ojos que embrujan —Chica Fantasma, había comenzado a llamarla. Había pensado poco desde su interacción en el balcón. ¿Había habido algo mágico entre ellas o era solo su imaginación? ¿Y por qué dejó a la chica irse sin preguntarle quién era?

        Spencer, cuyos ojos seguían vagando por toda la multitud también, apuntó a una mesa al otro lado de la sala.

        -¿Qué tal si tomamos helado?

        Estaba mirando al bar de haz-tu-propio-helado en el rincón. Estaba ligeramente menos lleno de gente que otras partes de la fiesta, así que Emily y las otras fueron en fila hacia él.

        Emily miró entre los cuerpos bailando. Una alta chica con cabello teñido en degradé de rubio a café en un apretado vestido negro y botas negras estaba siendo el centro de atención en un asiento. Sus ojos café-chocolate estaban fuertemente delineados y con sombra y sus labios eran un rojo vampiresco, recordándole a Emily un poco a Angelina Jolie. La cruz plateada en su cuello la hizo parecer al mismo tiempo intocable e irresistible. Unas cuantas chicas rubias que parecían altaneras estaban sentadas con ella, y unos ocho chicos amontonados alrededor de ellas, coqueteando.

        Emily giró sus ojos -Sí.

        Hanna, quien acababa de poner una cucharada tamaño modesto de vainilla en su bowl dio un grito ahogado. -¿Tu compañera es Erin Bang Bang?

        Emily la miró con cara de loca. -¿Qué?

            -Erin Bang Bang. Pero solo los chicos la llaman así, no las chicas. Ella es de Villa Louisa, esa escuela católica que está obsesionada con el sexo.

            -Oí un rumor de esa chica hoy -Spencer dijo mientras escogía entre mostacillas de chocolate o arcoíris-. Ella es la que botó a Justin Bieber porque era muy aburrido ¿Cierto?

            -Noel me dijo que se besó con el chef repostero minutos después de que el barco desembarcó -Aria dijo-. Él creó un postre en su honor.

            Hanna hizo una cara. -Ella no es tan genial.

            Emily miró las etiquetas en los tubos de helado. Todas tenían nombres políticamente correctos como Vainilla de Libre Comercio, Chocolate Cosechado Sensiblemente, Frutilla orgánica, Camino Rocoso Libre de crueldad (Sin marshmallows). Luego miró a Erin otra vez.

-Esta tarde, entró a nuestra habitación como por un minuto, me dio una mirada y se fue. -dijo con rigidez- Supongo que pensó que yo era una pésima elección para compañera de cuarto.

      
        - Aw, Em. -Hanna puso su mano sobre su hombro- Estoy segura de que no fue por nada que tu hayas hecho.

        - Me encantaría ser tu compañera de cuarto -Aria añadió- Estoy atrapada con esta chica de Tate que está obsesionada con el show de talentos al final del viaje. Ya está trabajando en una canción—y su voz es terrible.

        Emily les sonrió a todas, sintiéndose mejor instantáneamente. Algo bueno había salido de este desastre de A: Se había reunido con sus verdaderas amigas.

        Se movieron más cerca del asiento de Erin Bang Bang. Ahora estaba sentada encima de un chico alto con cabello rubio tipo chico-surfista -¿Qué dices de un momento Titanic después? -Ella le arrulló fuertemente, se oía un poco borracha.

        Chico Surfista abrió sus ojos -¿Qué momento sería? ¿“Soy el rey del mundo”? ¿La parte donde Leo dibuja desnuda a Kate?

       - Cualquier momento que quieras -Erin Bang Bang dijo, pasando su dedo por la mejilla del chico-. ¿Quieres que nos encontremos en tu habitación en una hora?

        Emily se dio vuelta. Demasiado para una sesión de crear lazos honestos. Por alguna razón, se sentía como que Erin la estuviera rechazando, no sólo siendo una puta.


       Spencer tomó una servilleta de la pila. -Olvídala, Em—la pasaremos genial juntas -Apuntó a un poster del show de talentos en el muro, el cual mostraba siluetas de chicos bailando al estilo de los anuncios de iPod-. ¿Por qué no hacemos un acto juntas?

        Hanna giró sus ojos -¿Por qué todos están tan interesados en ese estúpido show de talentos? ¿No salieron como en, cuarto grado?

        - Vamos -Aria le dio un codazo- Podríamos hacer una rutina de baile.

        - ¿Qué tal un baile hula? -Emily sugirió, sacando crema batida de la cima de su helado con una cuchara-. Podríamos usar trajes de baño y hacernos faldas de pasto.

      - Perfecto - dijo Spencer. Cuando notó la cara agria de Hanna, le tocó el brazo - Lo vas a hacer con nosotras ya sea que te guste o no.

    - Está bien - Hanna dijo, girando sus ojos.

     Con los helados en mano, pasaron entre la multitud hacia unos asientos que acababan de desocuparse. Emily se sentó y miró alrededor de la enorme habitación una vez más. Habían chicos colgando de las barandas y apiñados en el bar. Cuando vio un flash de un vestido blanco, su corazón se aceleró un poco. ¿Chica fantasma?

        Pero luego la chica salió de la multitud. Tenía una cola de caballo rubia, corta y gruesa y una gran nariz. Los hombros de Emily se cayeron con decepción.

        Una nueva canción sonó, y la voz de Jeremy se escuchó en los parlantes. -Esta será la última canción de la noche. Espero que todos la hayan pasado bien, ¡pero necesitamos nuestro sueño embellecedor!

        Spencer resopló en su mano. -¿Sueño embellecedor? Ese tipo es muy raro.

        - ¿Alguien más cree que es algo baboso? -Hanna susurró-. Juro que he sentido a alguien mirándome todo el día. Y cuando me doy vuelta, él siempre está allí.

        - ¿Estás segura de que no es A a quién sientes? -Aria preguntó.

        - A no está en el barco -Emily insistió- ¿No vieron toda esa seguridad de chequeo de IDs en la entrada?

        Aria levantó una ceja -¿Quién dice que A no tiene una ID? Estoy con Hanna. Desde que abordé el crucero, me he sentido...extraña. Como que alguien estuviera mirando, pero luego desaparece antes de que pueda ver quién es.

        -Pero... -Emily se desconcentró. Ella ni siquiera quería considerar la idea de A estando en el barco.

        Miró a su alrededor. Una sombra se movió tras una gran planta en macetero, pero cuando Emily se dio vuelta a ver quién era, no había nadie allí. James Freed estaba bailando muy apretado con unas cuantas chicas de Pritchard. Phi Templeton llevaba un gran plato de helado hacia su asiento.

        Cuando Beyoncé comenzó un nuevo verso, Jeremy aclaró su garganta. -Una cosa más, chicos. No es por ser aguafiestas, pero algunos objetos se han perdido de las habitaciones de las personas. Por favor sepan que no toleramos este comportamiento. Respeten a la tierra, respeten las cosas de las personas, ¿Saben?

        Zora-Jean Jaffrey, una chica estudiosa de Rosewood Day a quien todos llamaban Z-J, enterró su cuchara en su vaso de helado en la mesa de al lado. -¡Ese ladrón se robó mi bolso de maquillaje! -Le dijo a su grupo de amigos-. ¡Mi mamá lo había acolchado y todo!

        Cuando la canción terminó, se prendieron las luces. Los chicos se dirigieron a la salida. Spencer se inclinó hacia adelante. -¿Entonces cuál es el plan del juego, chicas? ¿Qué deberíamos hacer en cuanto a A?

        -Deberíamos tratar de juntar todas las pistas hacia quién podría ser A -Emily dijo, encogiéndose de hombros- Es alguien que lo sabe todo, que estuvo en Jamaica y en Rosewood. Siento que la respuesta está justo frente a nosotras y no podemos verla.

        -Fíjate en lo que dices, -Aria dijo cautelosamente- A podría estar justo frente a nosotras—literalmente. Si alguien ve algo raro, envíen un mensaje, ¿Está bien?

        -Y quizás deberíamos simplemente disfrutar también -Spencer se limpió la boca con una servilleta-. No hemos tenido la oportunidad de respirar tranquilamente desde que el cuerpo de Tabitha fue encontrado. Podría ser una buena oportunidad.

        - Esa no es una mala idea -Aria murmuró- Espero poder relajarme.

        Luego Hanna murmuró algo sobre juntarse con Naomi Zeigler, su compañera de cuarto. Mientras Emily estaba tirando su servilleta a la basura, Aria tocó su brazo - ¿Vas a estar bien sola?

        Emily se encogió de hombros. -Estaré bien -Sola, pensó, pero bien.

        - Si necesitas hablar esta noche, llámame. ¿Lo prometes?

        - Lo prometo. -Emily la abrazó-. Lo mismo para ti, ¿Está bien?

        - Lo mismo para todas -Spencer dijo.

        Separaron sus caminos. Emily se subió a un elevador lleno de gente hacia la cubierta Amanecer. Cuando el ascensor paró en su piso, se bajó y caminó por el pasillo, mirando las pizarras acrílicas que el barco tenía puestas en cada puerta. La mayoría tenía escrituras sucias o mensajes garabateados haciendo planes de cuándo y dónde juntarse. Sin embargo, cuando llegó a su propia puerta, había unos corazones en la pizarra y once mensajes para Erin, todas firmadas con nombres de chicos. Un chico que usaba una camisa Lacoste con cabello rubio-castaño y largo, y nariz picuda estaba escribiendo una nota cuando ella se acercó. Se hizo para atrás y miró a Emily sacar su tarjeta, luego se encogió de hombros.

        - ¿Tú quieres hacer algo esta noche? -él preguntó luego de un momento.

        - Ew, no -Emily dijo, pasando junto a él y cerrando la puerta.

        Su dormitorio tenía tema náutico, con cubrecamas a rayas blancas y azules, muchos adornos de madera, y dispositivos de iluminación, y manijas de los cajones en formas de anclas, albacoras, y mantarayas. La luz del baño estaba encendida, el temporizador estaba andando y había una toalla color azul cielo en el piso, que Emily no recordaba haber puesto allí. Un tipo de perfume que Emily nunca había olido antes flotaba en el aire, y una blusa descartada estaba sobre la cama de Erin. Pero Erin no estaba a la vista.

        Se recostó en su colchón, cerró los ojos, y sintió la sensación casi imperceptible del barco navegando. Oyó un débil crujido, pero se imaginó que probablemente era el agua chocando contra el costado del barco. ¿Pero cómo era posible eso? Esta habitación estaba a ocho pisos de altura del nivel del piso. Para nada cerca del agua.

        Hubo más crujidos. Emily miró a su alrededor. La habitación de repente parecía espeluznantemente quieta, como si todo el sonido y el aire hubieran sido succionados con una pajilla. El sonido venía del pequeño closet en el rincón, al lado de Erin de la habitación.

        Bump.

        Bajó sus piernas de la cama y miró a la pequeña puerta. Había algo rasgando desesperadamente contra los muros, como si se abalanzara para salir. De repente, el temporizador del baño sonó, y la única luz en la habitación se apagó, ahogando la habitación en oscuridad. Era tan negro, de hecho, que Emily no podía ver ni a una pulgada de su cara. Un pensamiento terrible tomó lugar en su mente. ¿Y si las otras tenían razón? ¿Y si A—la Verdadera Ali—estaba en el barco?

        Hubo otro bump, y luego un rasguño. Parecía que había alguien adentro, tratando de liberarse. Emily tembló y huyó hasta el muro opuesto, escondiéndose tras una de las cortinas. Y de repente, lo olió: un suave olorcillo a vainilla, saliendo desde el otro lado de la habitación. Era el jabón que ambas Alis, la Verdadera y la Suya, siempre habían usado.

        Los dedos de Emily temblaban mientras alcanzaba su celular, lista para marcar el número de Aria, pero el celular se cayó de sus manos, rebotando en el piso y metiéndose bajo la cama. Luego hubo un fuerte, largo y desesperante chirrido. Miró al closet a través de un espacio en las cortinas y apenas pudo ver la puerta en la oscuridad. La pequeña manija con forma de estrella de mar comenzó a girar, y la puerta comenzó a abrirse, revelando a quienquiera que estuviera adentro.

        Ella gritó, se desenredo de las cortinas, y fue hacia la puerta que llevaba al pasillo, pero su pie se enredó en una de las botas descartadas de Erin y fue volando hacia la alfombra. Se apresuró a levantarse de rodillas, luego vio una silueta que coincidía con la altura y contextura de Ali que la estaba mirando.

        - ¡Quédate allí! -gritó, arrastrándose hacia la puerta- ¡Llamaré a seguridad!

        - ¡Por favor no! -La silueta gritó

        - ¡Entonces sal de mi habitación! -Emily gritó- ¡Sal ahora!

        - ¡No puedo!

        Emily se detuvo con una mano en la manilla. Era un grito de lamento y desesperado, no uno amenazador. La voz no sonaba como la de Ali tampoco.

        -¿P-por qué? -tartamudeó.

        - ¡Porque soy una polizona! -La silueta dijo-. ¡No tengo ningún otro lugar al que ir!

        Emily notó una pequeña bolsa de maquillaje acolchada en el piso del closet, iluminada por una pequeña línea de luz de la luna. Estaba cosido a un lado el nombre Zora-Jean.

        - Mi nombre es Jordan Richards -la chica dijo- Me metí en este barco porque no tenía dinero. No pensé que funcionaria, pero ahora estoy aquí y no tengo habitación y...

        Luego caminó a la luz de la luna. Tenía grandes ojos verdes, gruesos labios, cabello oscuro y grueso amarrado con un cintillo de terciopelo. Usaba un vestido blanco con ojal y zapatos de tacón bajo tipo ballerinas con moño de grogrén.

        Emily jadeó -¿tú?

        -Yo -La chica respondió, y luego sonrió vagamente. Chica Fantasma.

        Emily se hundió en su cama, tratando de concentrarse. -¿Te metiste al barco? -Repitió

        La Chica Fantasma—Jordan—asintió. -Esta mañana. Quería venir al crucero, pero mis padres no tenían dinero. -Puso una cara irónica-. De hecho, no querían gastar el dinero. No somos exactamente unidos.

        - Está bien -Emily dijo lentamente-. ¿Cómo entraste?

        Jordan se apoyó contra la pared junto al muro. -Había tanta confusión cuando todos estaban haciendo el check in, que yo pensé ¿Y si simplemente entro? ¿Alguien lo notaría? Así que lo hice. Pero luego el barco partió del puerto, y entré en pánico. No tenía mi pasaporte. No tenía nada. Y no tenía habitación donde dormir. Estaba fregada.

        -¿No conoces otra gente en el barco que te pueda ayudar?

        Jordan negó con la cabeza. -Acabo de mudarme al área de Philly unas semanas atrás, así que en realidad aun no conozco a nadie.

        -¿A qué escuela vas? -Emily preguntó.

        -Ulster -Jordan dijo, con una mirada vacía hacia la ventana circular.

        Se hizo un crack en el cerebro de Emily cuando miró otra vez el bolso de Z-J. -¿Tú eras la persona robando las cosas en las habitaciones de la gente, cierto?

        Jordan parecía tímida -Un montón de gente dejó sus puertas abiertas mientras se acomodaban -dijo- Fue fácil entrar y salir de las habitaciones. Así es como entré a tu habitación también. Acampé aquí por un par de horas y tomé una siesta. -Tomó el bolso de Z-J y un par de otros bolsos del interior del closet-. Como sea, te dejaré descansar ahora. Lamento haberte asustado.

        -¡Espera! -Emily la pilló del brazo antes de que se fuera- ¿Q-quieres quedarte aquí?

        Jordan se congeló, a medio pararse. -¿Por la noche?

        - Por...quizás más que una noche -Emily dijo- Tengo el presentimiento de que mi compañera no va a dormir mucho aquí. Hay una cama libre.

        Jordan se puso bizca. -¿Por qué harías eso?

        Emily pasó su dedo por los hilos del edredón. Se sorprendió ella misma con la pregunta, pero quizás no era tan mala idea. Se sentía apenada por Jordan, definitivamente, pero también se sentía sola estando ella en la habitación. Además, Emily encontró casi imposible alejar sus ojos de las altas mejillas de Jordan, sus besables labios—de un modo platónico, por supuesto.

        Sus mejillas se enrojecieron, y de repente tenía miedo de que Jordan pudiera leer sus pensamientos. -No puedes estar durmiendo en un diván junto a la piscina. -Palmeó la cama junto a la de ella-. Es tuya si lo quieres.

        Jordan asintió lentamente -Me encantaría, si es que estás segura.

        - Estoy segura. -Emily dijo, y luego, porque pensó que sonaba amigable, añadió- compañera.

        Jordan la siguió mirando -Compañera -repitió, como si fuera una palabra anticuada que nunca hubiera escuchado antes. Luego se levantó, caminó hacia Emily, y le dio un gran abrazo-. Muchas gracias. Esto es maravilloso.

        Emily permaneció tan firme como pudo, a pesar de que quería enterrar su cara en el cuello de Jordan e inhalar el dulce aroma de su piel. -Por nada -respondió.

        Pero en realidad, ella debería estar agradeciéndole a Jordan.


8 comentarios:

  1. ¿cada cuanto subes capítulos? ¿1, 2 ó 3 horas? ah ya quería :P, no en serio .-.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ajjaja no soy una máquina :( lo más que me tardo es una semana, pero por lo general cada 2-3 días, depende de cómo van las cosas en la universidad :)

      Saludos

      Eliminar
  2. Mmm, no dejo de pensar en Madison... practicamente nos dijeron que ella está relacionada con A (o estoy alucinando) y la chica Fantasma, tampoco me da confianza, eso de que se vea tan impecable y casí angelical no me lo trago.

    Bueeeeno, veremos que pasa en el capítulo que sigue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Rosewood nunca se puede confiar en nadie... ya veremos cómo resulta ser cada una de ellas :O

      Eliminar
  3. Me encanta ver que haz publicado un nuevo capitulo! Ojala sean largas tus vacaciones de la U para que puedas publicar harto :p

    PD: por esas cosas de la vida, no tendrás la traducción del libro Prodigy de Marie Lu? Es el segundo de la saga y no lo he podido encontrar... si no haz leído el primero te lo recomiendo ;)

    Saludos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu deseo se cumple porque estoy en huelga indefinida jaja :), aun así tengo trabajos que hacer para cerrar el semestre así que igual me ocupa tiempo

      Sobre el libro, ni lo habia escuchado, así que no puedo ayudarte con eso :/ gracias por la sugerencia, lo tendré presente :)

      Saludoss

      Eliminar
    2. jajaja una felicidad para el blog pero una lastima para ti la huelga! Mi universidad tambien estuvo en paro por dos meses (Universidad de La Serena) asi que no tendre vacaciones hastas septiembre :'( jajaja aun asi, me hago tiempo para leer sea como sea :D

      Eliminar
    3. la mía está desde comienzos de mayo en paro xd y no tiene pinta de bajarse aun, así que adioss vacaciones de verano :(

      Eliminar

Los comentarios pasan por moderación así que no aparecen de inmediato :) (Para evitar spam y/o spoilers)

Recuerda suscribirte a tu comentario para recibir una notificación cuando alguien responde :)